miércoles, 6 de septiembre de 2017

¿PARA QUÉ LES PAGAMOS EL SUELDO?




· Desde hace muchos años y ante el desafío separatista, algunos ciudadanos de Cataluña han estado gritando: “El lobo, que viene el lobo”. Pero, ante este grito de peligro y de petición de ayuda, la reacción del Gobierno de Mariano Rajoy fue la de la liebre de la fábula: prepotente, soberbia y sobrada, se tumbó a la sombra de un árbol, mientras que la tortuga, despacio pero sin pausa, llegó a la meta y le ganó la carrera. Y, así, los independentistas catalanes van a llegar a la meta, el próximo 1 de octubre, sin que Rajoy, hasta el momento, haya reaccionado y haya seguido el ejemplo y los pasos de Cicerón, que denunció illico e hizo fracasar, con sus catilinarias y con sus actos en el Senado Romano, el complot del golpe de estado planificado por Catilina contra la República romana.

· Mariano Rajoy, como sus predecesores,  ha traicionado el juramento/promesa que hizo en su día de “guardar y hacer guardar las leyes”. Y esto denota, por parte de los poderes del Estado, una dejación de funciones y un mirar para otro lado, que han llevado al Estado de derecho español al borde del abismo. Ahora bien, durante sus vacaciones estivales en Galicia, el presidente Mariano Rajoy no sólo se ha dedicado al dolce far niente y a sestear. Además, ha rizado el rizo con unas declaraciones pusilánimes, que no son de recibo en un responsable político al que la mayoría de los ciudadanos españoles le entregó el poder para gestionar la res pública y la responsabilidad de hacer guardar las leyes.

· En efecto, el pasado 9 de agosto, Mariano Rajoy participó, en Chantada (Lugo), en la celebración del 40 aniversario de la cadena hotelera catalana Hotusa. En este contexto fue donde hizo las citadas declaraciones, que no tienen desperdicio y que justifican los apelativos de “maricomplejines” y de “Manso de Moncloa”, con los que suele tildar Federico Jiménez Losantos a Rajoy.

· Ante las leyes del “Referéndum” y de “Transitoriedad”, que son los instrumentos que van a utilizar los “Catilinas independentistas catalanes” para dar el jaque mate a la soberanía nacional y al imperio de la ley, Rajoy confesó que estas leyes serán recurridas por el Gobierno de España ante el Tribunal Constitucional (TC). Sin embargo, tanto él como su Gobierno son conscientes de que este recurso ante el TC no será suficiente para acabar con la hoja de ruta planificada y seguida, erre que erre,  por el Gobierno de la Generalidad. Esta confesión es un reconocimiento explícito de que el imperio de ley y el Estado de derecho han dejado de existir en España y no son moneda de curso legal. En efecto, los “Catilinas independentistas catalanes” están haciendo de su capa un sayo y andan como Pedro por su casa, sin que nadie les lea la cartilla y les pare los pies. ¿Para qué le pagamos el sueldo?

· Por eso, en Chantada, Rajoy hizo un llamamiento a los ciudadanos catalanes “con sentido común, sensatez y mesura”, para que “den un paso adelante”, salgan a la calle y “aíslen a los extremistas y radicales que condicionan el Gobierno de la Generalidad y están llevando a una situación límite a más de siete millones de personas”. Esta invitación a tomar la calle por parte de aquellos catalanes que no están dispuestos a comulgar con las ruedas de molino independentistas constituye un nuevo reconocimiento explícito de impotencia y de que Mariano Rajoy no está listo para meterse en harina y coger el toro independentista por los cuernos. Y, por eso, pide a los ciudadanos que le saquen las castañas del fuego. Parece que Rajoy no está dispuesto a mover ni un dedo, porque tiene el síndrome del torero Joselito que dejó de torear, después de dos graves cornadas, “porque le falló la bragueta”. ¡Qué ejemplo para la ciudadanía la actitud “maricomplejinesca” del Manso de Moncloa! ¿Para qué le  pagamos el sueldo?

· Hace unos días (3 y 4 de septiembre), el Presidente Puigdemont y Marta Rovira (Secretaria General de ERC) han invitado y convocado también a los partidarios de la independencia para que ocupen los espacios públicos y estratégicos, con el fin de impedir que se impida (valga la redundancia) la realización del referéndum, a pesar de que con éste se inculque la legalidad vigente. ¡Qué ejemplo para la ciudadanía el comportamiento de los responsables políticos independentistas que empujan a los ciudadanos a hacer caso omiso de la legalidad vigente y a delinquir! ¡Vivir para ver! ¿Para esto les pagamos el sueldo?

· Esta doble invitación a ocupar la calle y los espacios públicos estratégicos sólo puede conducir a una convergencia espacial y a un enfrentamiento físico, que puede degenerar, entre los ciudadanos de Cataluña: los que están por el respeto a la legalidad vigente y aquellos que se pasan por el arco de triunfo las leyes, las sentencias judiciales, la paz social y el respeto hacia los que no piensan como ellos.

· Estas dos invitaciones, por parte de los poderes del Estado, para que los catalanes salgan a la calle son un craso error y algo muy grave, pudiendo conducir a enfrentamientos físicos y agresiones con resultados letales. En los próximos días, veremos si sucede o no lo que acabamos de apuntar. Por eso, si estas previsiones nefastas se producen, habrá que pedir responsabilidades a aquellos a los que los ciudadanos entregaron el poder para que gestionen los asuntos públicos y cumplan y hagan cumplir las leyes democráticas pero que, en vez de ocuparse de esto, se han dedicado a enfrentarlos.  Si los miembros de la casta política no respetan la promesa/juramento que hicieron cuando tomaron posesión de sus cargos, debemos preguntarnos nuevamente: ¿Para qué coño les pagamos el sueldo?

© Manuel I. Cabezas González
Publicado también en Periodista Digital, Catalunya Press, Press Digital, A Fons Vallès, Cerdanyola Informa, El Diestro, Liverdades, Xornal de Galicia, Fuerteventura Digital, Noticanarias, Navarra Confidencial, Red de Blogs Comprometidos, Las Voces del Pueblo, L'Independent de Barberà, Web de España y Catalanes, Crónica Popular, El Espía Digital, Cerdanyola Info, Diario de León, Periódico El Buscador y La Tribuna del País Vasco.
5 de septiembre de 2017

8 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. La gente, cuando oye hablar del choque de trenes, quiere creer que se trate de algo que le es aneno. Unos y otros -los buenos y los malos, según se mire- no tardaran en enterarse que ellos -nosotros- son los vagones de ambos trenes, pues amvos lideres han invitado a que la verdadera batalla se haga en la calle.
    ¡Que Dios reparta suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Rafael: compartimos el mismo punto de vista sobre lo que puede pasar en las próximas semanas o los próximos días. ¡Que el Señor nos coja “confesaos”!, como escribes tú. Podemos esperarnos lo peor y las víctimas no serán los de la casta política, que viven de la política, sino los ciudadanos desinformaos y manipulados. Éstos pagarán los platos rotos.

      7 de septiembre de 2017

      Eliminar
  3. Creo que has dado en la diana. ¿Tendrá tiempo el gobierno para reaccionar? Como no lo haga, Rajoy y su PP pasarán al panteón de los hombres nefastos, y al resto de los españoles, incluyendo buena parte de los catalanes, nos habrán jodido bien jodidos estos Catilinas independentistas y de la JONS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Salva: Me congratula el hecho de que haya puesto el dedo en la llaga con mi último texto. Espero que Rajoy y su Gobierno se despierten de la larga siesta y empiecen a cumplir con sus obligaciones: hacer respetar las leyes en vigor. Como he subrayado en otro texto (cf. “La liebre y la tortuga”), podría ser que el tiempo les falte y que la bola de nieve siga rodando y se haga cada vez mayor. Y, entonces, como dices tú, podemos considerarnos “jodidos”.

      7 de septiembre de 2017

      Eliminar
  4. No se por qué motivo no haces caso a mis correos y me das de baja de tu lista de distribución.
    Haz el favor de no enviarme más mensajes, yo también se ser pelma, y a eso no me vas a ganar.
    Cada vez que reciba un mensaje tuyo publicare un comentario, dos , o tres o los que se me ocurran en este blog.
    A ver quién se cansa antes.
    ¿Quieres que juguemos a eso?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado miembro o estimada “miembra” de la Banda de Añorbe Los Txaparreros:

      • He hecho una nueva búsqueda en mi fichero de direcciones y he encontrado finalmente la dirección de la Banda de Añorbe. “Illico”, he procedido a borrarla para que no sea Ud. molestado nunca más por mi prosa.

      • El contenido amenazador y bravucón de su comentario me ha traído a la mente una frase de Victor Hugo (cf. Les Misérables), que reza así: “N’appliquez pas le feu là où la lumière suffit”.

      • Le pido disculpas por las molestias causadas (no ha sido mi intención) y le hago llegar mis más cordiales saludos.

      Manuel I. Cabezas
      15 de septiembre de 2017

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar