domingo, 7 de febrero de 2016

LAS MAESTRAS CIRUELA



· En las tertulias radiofónicas y televisivas, así como en las columnas de opinión, es habitual y frecuente que los “todólogos” —esos osados personajes, que sientan cátedra sobre lo divino y lo humano, sin tener ni idea, la mayor parte de las veces, de lo que hablan o escriben afirmen reiteradamente que los jóvenes españoles de hoy son los mejor y los más formados de la historia de España: poseen licenciatura(s), máster(s), idiomas y son unos virtuosos en tecnología de la información y de la comunicación (TIC). Esta aseveración creo que sólo es pertinente y ajustada en el caso de una minoría de ellos, formada en los distintos campos del saber, pero no me parece oportuno ni razonable que se pueda predicar del conjunto de la juventud española.

· Para justificar la reserva precedente, basta con algunos datos, que ya expuse en otro lugar, sobre la mal llamada “Generación JASP” (“jóvenes aunque sobradamente preparados”). Estos datos permiten poner los puntos sobre las íes de la tan cacareada formación de los jóvenes españoles de hoy. Por un lado, el 26%  de los jóvenes no terminan la enseñanza secundaria obligatoria (ESO). Además, el 28,4% de los que terminan la ESO abandonan definitivamente el sistema educativo a los 16 años, sin ninguna formación profesional. Por otro lado, el 36% de los alumnos de la ESO son repetidores. Y, finalmente, reciben muchas menos horas de matemáticas y de lengua, dos aprendizajes fundamentales, que los alumnos de los otros países de la UE. Por lo tanto, sólo el 35,7% de los jóvenes de 16 años continúa los estudios: una minoría se decanta por la FP de Grado Medio; y la gran mayoría por el Bachillerato, que conduce a la Universidad. Por eso, con estas alforjas, casi vacías, la mayor parte de la juventud española no puede ir muy lejos en el mundo universitario y laboral.

· Ahora bien, la enseñanza universitaria tampoco es para tirar cohetes: ninguna universidad española está entre las 150 mejores del mundo; el 30% de los alumnos abandonan sus estudios universitarios; en primer año de universidad, son muy numerosos los alumnos que no se presentan a los exámenes o que suspenden muchas asignaturas o que cambian de estudios; y sólo el 33% obtiene el título universitario sin repetir curso. Lo dicho: no es para tirar cohetes.

· Hoy, quiero aportar nuevos argumentos para poner en entredicho, de nuevo,   esa afirmación gratuita de que la juventud española actual es la mejor y la más formada. Para ello, voy a relatar tres vivencias personales de las últimas semanas, vivencias que ponen en tela de juicio la formación con la que licenciados concretos, de distintos campos del saber, salen de las universidades españolas. Me voy a referir a una licenciada en derecho, a una licenciada en periodismo y a unas licenciadas en filología inglesa.

· Primera vivencia. Hace unos dos meses, recibí un correo electrónico del bufete de abogados Bejarano i Cámara associats, rubricado por la letrada, licenciada en derecho, Elisabeth García Bejarano. En nombre de su  cliente, me conminaba a que eliminara de mi blog, Honestidad Radical, un artículo en el que denunciaba el engaño y la estafa, de los que fue víctima mi amiga Pilar por parte de Catalunya Caixa. El precitado correo, desde el punto de vista del contenido y de la forma, no había por donde cogerlo. Ni un alumno de esos que abandonan la enseñanza sin terminar la ESO lo hubiera redactado peor. En efecto, la misiva electrónica, de unas 100 palabras, contenía 22 incorrecciones, que denotaban falta de profesionalidad y verdaderas lagunas o más bien océanos en la competencia lingüística de mi interlocutora. Por eso, en mi acerada respuesta, me vi obligado a despojarla de los galones de “letrada” y a tildarla, sin ningún género de dudas y sin ningún titubeo, de picapleitos y de leguleya “iletrada”.

· Segunda vivencia. En el Vallès Occidental, comarca de la provincia de Barcelona, se distribuye mensualmente una revista gratuita, “Guía-te”, dirigida por la Licenciada en Ciencias de la Comunicación, Laura Serrano. Suelo echarle un vistazo rápido y siempre me ha llamado la atención el poco cuidado con que son redactados los pocos textos que contiene. El mes pasado, bolígrafo en ristre, leí el editorial del número de enero, redactado como siempre por la directora Laura Serrano. Y, como de costumbre, el editorial estaba plagado de incorrecciones. A ojo de buen cubero, localicé y corregí 39 (el texto tenía unas 300 palabras). Pero, ¡cuidado!, como en el caso de la precitada leguleya iletratada, no se trataba de “correcciones de estilo” sino de “faltas” y de “errores”, que violan todo tipo de reglas del código lingüístico del español, relativas al léxico, a la morfología, a la sintaxis y a la ortografía.

· Tercera vivencia. El año pasado, en la Avenida Guiera, 14 (Cerdanyola del Vallès), empezó su andadura la academia Meeting Point School of Languages. Se trata de una pequeña academia con tres aulas: una, para el inglés; otra, para el francés; y la última, para el alemán. Cada aula tiene una decoración y una ambientación particular, que recuerda al país donde se habla cada una de las lenguas precitadas. Por lo que respecta a la lengua francesa, la decoración-ambientación se reduce a la bandera francesa y a la palabra “francés”, pegadas en la puerta del aula;  y, por otro lado, a un afiche sobre un cristal-ventana, que se ve desde la calle y sobre el que aparecen escritas 12 palabras francesas, que denotan distintos aspectos de la cultura francesa. Hace unos días, al pasar por la acera atrajo mi atención el hecho de que la mayor parte de las palabras (9 de las 12) estuvieran mal transcritas: *Si vous plais por “s’il vous plaît”; *fountaine por “fontaine”; *fondie por “fondue”; *Torre Eiffel “Tour Eiffel”; *Louvre por  “Le Louvre”;  *bonne heure por “bonheur”; *Versalles  por  “Versailles”; *Le Champs Ellissess  por  “Les Champs Élysées”; et *Notre Dame  por  “Notre-Dame”. Esto son hechos que pueden ser verificados; basta con visitar el lugar del crimen lingüístico.

· Por sus actos lingüísticos, los actores de las vivencias narradas son ejemplos paradigmáticos del Maestro Ciruela aquel personaje que, según el clásico aforismo castellano, no sabía ni leer ni escribir y puso escuela; dicho con otras palabras, que presumía de lo que carecía y que pretendía ser sabio y dar lecciones, cuando en realidad carecía de los conocimientos necesarios. Así, la iletrada “letrada”, Elisabeth Gª Bejarano, puso bufete (Bejarano i Cámara associats); la analfabeta periodista, Laura Serrano, puso revista gratuita (Guía-te); y las ágrafas licenciadas anglo-francófonas —Cristina Cano, Andrea Gutiérrez y Noelia Bastidas— pusieron una “School of Languages (Meeting Point). ¡Qué lejos están todas estas Licenciadas Ciruela del sabio (que conoce pocas cosas pero las domina) y que cerca están del sabihondo (el que aparenta saber mucho, pero que no sabe y lo poco que sabe lo sabe sin fundamento).

· Ante los ejemplos empíricos citados, hay que reconocer que, como le dijo el centinela Marcelo al príncipe Hamlet, “algo huele mal en Dinamarca” (i.e. en la universidad española). Es incontestable que, cuantitativamente, se ha incrementado el número de estudiantes universitarios, facilitado por las PAU (pruebas de selectividad y de acceso a la universidad), que no seleccionan, al permitir el paso a la universidad a casi la totalidad de los candidatos (98%), provocando la masificación de la misma. Ahora bien, los casos descritos y verificables son contundentes: la formación de muchos o de la mayoría de los licenciados del pasado y, sobre todo, de los graduados actuales deja mucho que desear. Y, por lo tanto, habría que ser más precavidos y abstenerse de afirmar, sin ningún fundamento, que los jóvenes españoles de hoy son los más y mejor formados de la historia de España. ¡Así nos luce el pelo! Espero que, con esta reflexión, no se verifique lo que afirma la segunda parte del siguiente aforismo chino: “Corrige al sabio y lo harás más sabio. Corrige al necio y lo harás tu enemigo”.

Coda: « Je ne demande pas à être approuvé, mais à être examiné et, si l’on me condamne, qu’on m’éclaire » (Ch. Nodier).

© Manuel I. Cabezas González
Publicado también en Periodista Digital, Crónica Popular, Tribuna del País Vasco, Red de Blogs Comprometidos, Las Voces del Pueblo, Catalunyapress, Xornal de Galicia, Bierzodiario, L'Independent de Barberà, A Fons Vallès, Bembibre Digital, Euro Mundo Global, El Espía Digital y Cerdanyola Informa.
7 de febrero de 2016

23 comentarios:

  1. “Corrige al sabio y lo harás más sabio. Corrige al necio y lo harás tu enemigo”.
    Me lo apunto... Muy bien manuel

    ResponderEliminar
  2. Gran verdad fácilmente comprobable hablando 2 minutos con cualquiera de los fenómenos que produce el sistema educativo español. Treinta años de democracia, treinta años de deterioro.

    ResponderEliminar
  3. Gracias: Un poco de ORIENTACIÓN viene muy bien...

    ResponderEliminar
  4. Manolito, tu texto está muy bien escrito -en la forma y en lo esencial del contenido- aunque espero tener un día tiempo para puntualizar algunas cosas que dices.
    ¡Salud!

    ResponderEliminar
  5. Manolito, tu texto está muy bien escrito -en la forma y en lo esencial del contenido- aunque espero tener un día tiempo para puntualizar algunas cosas que dices.
    ¡Salud!

    ResponderEliminar
  6. Como quiera que me siento aludido "Como GebroaldalCestolli" , me atreevo a felicitar al autor de este esclarecedor artículo que aqbunda en lo que escribí, ha ya tiempo en un comentario escrito en los Foros de el ConfidencialDigital, tambien relacionado con la cultura genreral que, son y han sido víctimas de la LOGSE en un elevado porcentaje y cierto es que, en el manejo escrito de de nuestra "Poderosa Lengua", existen ,inclkuso entre los Universitarios , Grandes Lagunas. Aqué comentario9 m´´io ,fué una resdpuesta ante el asombro de otro forerro de ECDpor la banalidad de nuestros políticos y de nuestros votantes , en lo referente a sus criterios para otorgar sus votos a unos y demandar esos mismos votos por aquellos que prometíanb el Oro y el Moro y no se decidían apJurar Y/O prometer con claridad y honraqdez que deseaban servir a España y los Españoles. Como colofón de mi escrito añadía que, desde que el "maléfico" MINISTRO DE EDUCACIÓIN MARAVALL, promulgó la LOGSE , había , según mi parecer, al menos tres generaciones de discentes, víctimas de aquella maladada Ley. Y habida cuenta de que muchos sde ellos ,tendrían ahotra la edada adecuada par ocupar puestos de resposabilidad en las empresa y en la Sociedad, No podría extrañarnos que, LAS COSAS, SE FUERAN DETERIQRANDO CON EL PASO DEL TIEMPO.
    LA VERDAD ES QUE, NI SIQUIERA EN MIS PEORES PESADILLAS, VÍ O IMAGINÉ, UNA SITUACIÓN POLÍTICA COMO LA ACTUAL, PARA ESPAÑA.
    En mi opinión existen los riesgos, para nuestra Patria, de que acceda al poder un GOBIERNO GOLPISTA Y de que además se rompa nuestro solar patrio...

    ResponderEliminar
  7. Soy docente, y no podría estar más de acuerdo con este artículo.
    La educación en España está moribunda, si es que no ha dejado ya de existir. Para resumir mucho: en aras de una educación "progresista" --y, no me cabe duda, persiguiendo intereses espurios-- hemos privado a los jóvenes de la religión, de la moral, de los principios del trabajo y del esfuerzo, de la cortesía y los principios de convivencia más elementales sin darles nada mejor o siquiera igual a cambio, y los resultado se pueden ver diariamente en las calles y los noticiarios.

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sra. Cano:

      • Creo que Ud. no ha sabido leer mi texto y, por lo tanto, no lo ha comprendido. El objetivo del mismo era y es diáfano: poner en entredicho la afirmación gratuita de los “todólogos”, según la cual los jóvenes españoles de hoy son los mejor y los más formados de la historia de España. Para llevar el agua a mi molino, doy una serie de datos estadísticos oficiales; y, por otro lado, traigo a colación tres ejemplos de licenciadas universitarias (una, en derecho; otra, en Ciencias de la Información; y tres, filología inglesa) que, por sus actos, también verificables, demuestran que tienen, en sus competencias lingüísticas y textuales, más agujeros-lagunas que un queso gruyer.

      • No quiero hacer leña del árbol herido y caído. Por eso, no quiero entrar a analizar —desde el punto lingüístico— su correo deslavazado, descuidado, deslucido e inaceptable. Para ser Ud. licenciada en Filología (amante, amiga de las letras) Inglesa, la forma de su mensaje deja mucho que desear y es la demostración de que parece ser cierto lo que dice ese aforismo popular que reza así: “en casa del herrero, cuchillo de palo”. Por la forma del mismo, Ud. ha tirado piedras contra su propio tejado.

      • En relación con lo anterior, le recuerdo que uno no puede lanzarse al mar de las Redes Sociales, a tontas y a locas. Un mal uso de las mismas puede tener efectos colaterales negativos y letales. Por eso, cuando se empieza a actuar en las Redes Sociales, no se deben olvidar dos cosas: por un lado, cuando se ponen en circulación hechos, opiniones o mensajes, éstos quedan grabados para siempre; será imposible eliminarlos y podrían perjudicar, con el tiempo, a su academia de lenguas. Además, las contradicciones o la incoherencia entre las “verba” o entre los “facta” o entre las “verba” y los “facta” minan la transparencia y la confianza, que son básicas en toda relación contractual. Por lo tanto, conviene cuidar la “reputación (“imagen”) virtual o digital”, del mismo modo que, en la vida social, antes de salir de casa, uno se viste con decoro y se expresa con corrección, haciendo siempre gala de la cortesía lingüística y social necesarias. El “pasado virtual” no debe nunca avergonzarnos ni debe poner en entredicho nuestro presente y nuestro futuro.

      • Sra. Cano, con su correo, Ud. hace que se sea falsa la primera frase (Ud. no es sabia) y verdad la última frase (Ud. es necia) del aforismo chino, que cité al final de mi texto: “Corrige al sabio y lo harás más sabio. Corrige al necio y lo harás tu enemigo”.

      Un cordial saludo.

      Manuel I. Cabezas
      9 de febrero de 2016

      Eliminar
    2. Estimados lectores de Honestidad Radical:

      • En este oasis de libertad que es Honestidad Radical, la autocensura ha sido aplicada por la Sra. Cristina Cano Martínez, que ha borrado su comentario en relación con el texto “Las maestras Ciruela”. Este comportamiento denota que la Sra. Cristina Cano puso la “sinhueso” en funcionamiento antes de poner en marcha sus meninges.

      • Ante mi respuesta a su comentario, la osada, insegura e irreflexiva Sra. Cristina Cano se avergüenza del hijo lingüístico gestado y producido, y decide eliminarlo. Esto no es posible en las Redes Sociales. En efecto, como dejó escrito el poeta latino Horacio, “La palabra dicha no vuelve atrás”; o, como dice el refrán tradicional, “a lo hecho pecho”. Por eso, vuelvo a colgar el comentario de marras, para que los lectores puedan contextualizar mi respuesta (cf. ci-dessus).

      • Este es el comentario autocensurado por la Sra. Cristina Cano Martínez:


      Cristina Cano Martinez9 de febrero de 2016, 12:42

      Difamar sobre como se imparte clase en un centro de idiomas donde se hace mucho maa trabajo que simplemente el de enseñad idiomas simplemente por unas letras estampadas en un cristal y cuyo diseño fue elegido por los mismos alumnos dice mucho de un periodista o blogero que wn lugar de documentarse juzga lo primero que ve...
      Para escribir hay q informarae y para juzgar hay que saber
      Indigno que se usen las redes socialea para tirar por suelo (sic) en un minuto tantos años dw buen trabajo

      Eliminar
    3. Buenos dias estimado vecino,

      El comentario no se eliminó con ese fin. Entendimos que debíamos aprender de las críticas y valorar su comentario. De este modo, el lettering, que como bien menció contenía una serie de errores, ya ha sido reemplazado (como usted mismo pudo comprovar ayer al pasar por delante de la escuela).
      Agradecemos de todos modos cualquier tipo de feedback.
      Está usted siempre invitado a entrar en nuestra escuela y observar como trabajamos, si así lo desea.

      Le saludamos coordialmente

      Eliminar
    4. EL PODER DEL VERBO Y DE LA HONESTIDAD RADICAL

      • Según un refrán popular, “el mejor maestro es el tiempo; incluso sin que le hagas preguntas, te da las mejores respuestas”. En efecto, el tiempo da y quita razones, como reza otro aforismo popular. He citado estos adagios para traer a colación lo sucedido en Honestidad Radical (H.R.) y también en la academia de idiomas Meeting Point, después de la publicación aquí, el 7 de febrero, del artículo titulado “LAS MAESTRAS CIRUELA”. Me explico.

      1. Lo sucedido en H.R.

      • Colgado el texto precitado en H.R. y publicado también en una quincena de medios digitales y en papel, la Directora de la academia de idiomas Meeting Point, Cristina Cano, una de las tres maestras Ciruela citadas en mi texto, reaccionó al día siguiente (9 de febrero) con un comentario sin pies ni cabeza, producto de la irracionalidad, de la visceralidad, de las prisas y de las pocas luces. Ahora bien, la Directora Cristina Cano, después de leer mi contestación-reacción a su comentario (cf. ci-dessus), se autocensuró y borró su despropósito. Cuando me di cuenta de ello, volví a colgar su comentario (cf. ci-dessus) para que quede, para la posteridad, un ejemplo más de incongruencia, de mal hacer y de no querer asumir los errores y las limitaciones personales. Este comportamiento lingüístico de la empresaria Cristina Cano dice mucho de su catadura ética, profesional y deontológica. ¡Lamentable y censurable su reacción por falta de rigor lingüístico y argumentativo! ¡Qué sarta de mentiras en sólo 10 líneas!

      • En efecto, la empresaria Cristina Cano tilda al que suscribe de “periodista o bloguero y lo acusa, por un lado, de “difamar” y de poner en entredicho la forma en que “se imparte clase en un centro de idiomas”; por el otro, de “escribir” sin “informarse”, de “juzgar” sin “saber”; y, finalmente, de ser “indigno”, al “tirar por suelo (sic) en un minuto tantos años dw (sic) buen trabajo”. ¡Qué atrevida es la ignorancia o el/la ignorante! Sin embargo, bien mirado, en el país de los ciegos, el tuerto es el rey.

      • Si la empresaria Cristina Cano se hubiera informado, haciendo una simple búsqueda con Google, no hubiera afirmado, a tontas y a locas, lo que he entrecomillado en el párrafo anterior. Ni soy periodista ni bloguero. Y cuando escribo, no lo hago al sabor de la boca, como decimos en El Bierzo, sino con conocimiento de causa y después de reposada reflexión, fruto de mi formación académica y de mi actividad profesional:
      (http://honrad.blogspot.com.es/2011/06/perfil-personal-me-llaman-manuel-i.html).

      .../... (ver continuación)

      Eliminar
    5. .../... (continuación)

      2. Lo sucedido en la academia de idiomas Meeting Point

      • Lo que acabo de decir en el punto anterior está en contradicción con lo que descubrí ayer, 18 de febrero, en la academia de idiomas Meeting Point. Al regresar a casa, después de haberme metido entre pecho y espalda mis 8 Km. cotidianos de marcha a paso ligero, pasé por delante de la precitada academia, regentada por la empresaria Cristina Cano. Y me llevé una gran y agradable sorpresa: el cristal-ventana —del que hablaba en mi artículo “LAS MAESTRAS CIRUELA” y sobre el que se habían gravado, en color azul, 12 palabras francesas— había sido reemplazado. En el nuevo, fueron corregidos casi todos los errores explicitados en el texto publicado aquí, en HR, aunque aún quedan algunos. Espero que la empresaria Cristina Cano movilice sus meninges para descubrir los errores o, si quiere utilizar la solución más fácil, consulte a alguien que sepa de qué va la cosa o simplemente vuelva a leer el texto “LAS MAESTRAS CIRUELA”, donde enumero las incorrecciones.

      • Ante este cambio del cristal-ventana “alfabetizazo”, la empresaria Cristina Cano queda con sus vergüenzas o posaderas dialécticas al aire: por un lado, en su comentario, trata de matar al mensajero, denigrándolo gratuitamente y sin fundamento; pero, por el otro, una semana después, reemplaza el cristal-ventana-afiche, plagado de faltas, por otro más ortodoxo lingüísticamente hablando. Verde y con asas: la la empresaria Cristina Cano mintió como una bellaca en su comentario; y lo que el mensajero traía en su zurrón lingüístico iba a misa.

      Manuel I. Cabezas
      19 de febrero de 2016

      P.S. Cuando iba a colgar este comentario, constato que la empresaria Cristina Cano me da las gracias por los servicios prestados y reconoce los pecados lingüísticos cometidos. Como dice esa píldora de sabiduría popular, “es de bien nacidos ser agradecidos”.

      Eliminar
  9. El comentario que estaba haciendo el sistema lo ha difuminsdo. No obstante, resumo. Forma parte del objetivo que hay marcado de eliminar lo esencial del individuo y este sea critico de su propio crecimiento.

    ResponderEliminar
  10. Muy buen artículo.
    Sencillamente escalofriante el porcentaje de alumnos que no llegan a finalizar la ESO, no creo que un país pueda progresar adecuadamente sin una juventud mínimamente formada.

    ResponderEliminar
  11. ¡Uy, uy, uy!:
    ...sobre el que se habían "gravado", en color azul...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado anónimo (sin nombre), “descarado” (sin cara) y “desalmado” (sin alma, cuyo reflejo es el rostro):

      • Tiene Ud. toda la razón del mundo. En uno de mis comentarios, cf. ut supra, ha visto Ud. la viga en el ojo del que suscribe. En efecto, utilicé el verbo “gravar” (“Imponer un gravamen”, RAE, dixit) en vez de “grabar” (“Señalar con incisión o abrir y labrar en hueco o en relieve sobre una superficie un letrero, una figura o una representación de cualquier objeto”, según la RAE). Gracias por su corrección.

      • Como dice un tradicional refrán español, “el mejor escribano echa, algún día, un borrón”. Y el que suscribe, que sólo se considera un proletario de la palabra, muchos más.

      Como “es de bien nacidos ser agradecidos”, ¡Gracias, de nuevo, por su corrección! Un cordial saludo.

      Manuel I. Cabezas
      28 de marzo de 2016

      Eliminar
  12. He compartido en Facebook, excelente artículo, Manuel.

    ResponderEliminar
  13. He compartido en Facebook, excelente artículo, Manuel.

    ResponderEliminar