miércoles, 29 de junio de 2011

¿CÓMO COLGAR COMENTARIOS  EN "HR"?

· Desde la puesta de largo de HR (Honestidad Radical), el 2 de junio de 2011, he recibido numerosos correos de visitantes, preguntándome cómo proceder para poder hacer comentarios en nuestro blog (el vuestro y el mío). Por eso, cuelgo aquí el correo privado que envié hace dos semanas explicando cómo actuar para que el diálogo se instaure y sea posible entre todos nosotros.

· Antes de presentar la metodología que hay que seguir para expresar vuestra opinión aquí, en HR, quiero daros una primicia. A día de hoy, miércoles, 29 de junio de 2011, a las 14h.25, 2.970 internautas han visitado ya HR. ¡Y la criatura ni siquiera tiene un mes de vida!

· He aquí los pasos que hay que dar para colgar vuestros comentarios:

· Paso – 1: Hacer clic en “COMENTARIOS”: ir al final del texto a propósito del cual se quiere opinar.

· Paso – 2: Escribir el comentario en el recuadro que sale en la pantalla.

· Paso – 3:
- Bajo el recuadro precitado, en “COMENTAR COMO”, seleccionar el Perfil.
- Hay que escoger uno de los propuestos: esto implica que hay abrir una cuenta, si todavía no la tienes, en una de las opciones propuestas. Yo tengo “cuenta Google”.

· Paso – 4: Hecho lo que precede, hacer clic en  “VISTA PREVIA
- Esto nos envía a nuestra cuenta (ver paso tres).
- Hay que escribir, en las ventanas abiertas:
            * el CORREO ELECTRÓNICO de la cuanta precitada
            * y la CONTRASEÑA

· Paso – 5:
- Ahora, en la pantalla, tienes la “vista previa” de tu comentario.
- Aquí, gracias a “EDITAR”, puedes modificar tu comentario o hacer correcciones.
- Una vez que el texto esté listo, si haces clic en “PUBLICAR COMENTARIO”, ejecutas el envío del mismo.
- Y yo lo haré público lo más rápidamente posible, si respeta la “cortesía lingüística” de la que he hablado en el segundo texto colgado en HR, titulado “De la Honestidad Radical”.


Manuel I. Cabezas González
m.ignacio.cabezas@gmail.com
29 de Junio de 2011

martes, 28 de junio de 2011

EL “NUEVO” REY DE LA LANA *

  
· Corrían los primeros días de noviembre de 2010, cuando realicé una nueva estancia en la villa de Graus (Huesca), con un doble objetivo: cultivar la amistad y reencontrarme con la naturaleza. Ahora bien, este nuevo “séjour” en la villa oscense me permitió descubrir dos realidades, nuevas para mí. Por un lado, el placer de la micología (búsqueda, reconocimiento, recogida, preparación y degustación de los más variados hongos, en compañía de amigos/as entrañables), guiado por la sabiduría de nuestro anfitrión y amigo Ramón Auset. Y por el otro, tuve la ocasión de visitar (acompañado de Sandruki, periodista en ciernes y con porvenir, si se lo trabaja) la casa donde vivió y murió Joaquín Costa (Monzón 1846-Graus 1911): intelectual destacadísimo de la segunda mitad del XIX, regeneracionista de pro, miembro de la Institución Libre de Enseñanza, etc., que yo había descubierto, siendo estudiante en la Sorbona, allá por los años 80. José Mª Auset, sobrino de J. Costa y conservador-vigía del legado de su antepasado, fue nuestro solícito cicerone, con su verbo abundante y florido.

· Nuestro guía nos hizo visitar, con explicaciones prolijas, las dependencias de la casa y, en particular, el despacho-biblioteca donde trabajó J. Costa y donde se encuentran aún, debidamente ordenados y conservados, algunos de los legajos de su fecunda producción lingüística, así como algunos de los libros de su biblioteca (en varios idiomas: francés, inglés, italiano y español). Al final de la visita, J. Mª Auset nos ofreció un número especial de El Ribagorzano (13.08.2004), con el que se conmemoró el centenario de este periódico y en el que había un suplemento con la relación de los artículos publicados en dicho medio por J. Costa, así como algunos de sus artículos más destacados. Entre ellos, uno titulado “El Rey de la Lana”, publicado, en 1904, en El Nuevo Evangelio (Madrid) y El Pueblo (Córdoba).

· En este artículo, por el que fue procesado, J. Costa cuenta que, en EE. UU., se utiliza la palabra “rey”, asociada a distintas actividades económicas (es aún el caso hoy, en 2011). Así, se habla del “rey del acero”, del “rey del petróleo”, del “rey del azúcar”, del “rey del trigo”, del  “rey de los ferrocarriles”, etc. Ahora bien, precisa J. Costa, en España, no tenemos de estos reyes, pero sí, desgraciadamente, de los otros: Alfonso de Borbón (Alfonso XIII), que es aquí, en las Españas, “el rey de la lana”: el rey de “los 20 millones de españoles, verdaderos lanígeros por la inconcebible mansedumbre con que dejan llevar su piel al esquiladero del ministerio de Hacienda y sus crías al degolladero del cuartel y de la Guerra [...] sin ninguna protesta de la cabaña española, alias nación española”, J. Costa dixit.

· Este artículo de J. Costa es un texto atemporal, de plena actualidad y que tiene una vigencia incontestable en la España actual. Hoy somos unos 46 millones de habitantes (2009). Por lo tanto, se ha más que doblado la población de España. Pero, al mismo tiempo, se ha incrementado, en la misma cantidad, el número de cabezas de ganado lanar, que se rige por la filosofía y la etología de los “moutons de Panurges”, que se conforman con la realidad imperante y se siguen unos a otros ciegamente, sin reflexionar y sin el menor átomo de espíritu crítico. En efecto, ahora, como en 1904,  y con lo que está cayendo, es difícil explicarse la mansedumbre, la placidez, la condescendencia, la docilidad, la sumisión, la indolencia, la magnanimidad,… con las que los ciudadanos españoles estamos asistiendo al proceso de degradación y destrucción de los cimientos del estado del bienestar y de derecho, propiciada por la corrupción económica, ética y moral generalizada de la casta política.

·  ¿Qué tiene que pasar aún para que la sociedad civil —tan aclamada y solicitada por algunos analistas— genere muchas “ovejas negras”, que se rebelen, se planten y digan: “hasta aquí hemos llegado, políticos mentirosos, corruptos, oportunistas, incompetentes,…”? ¿Qué tiene que pasar aún para que esta metamorfosis se produzca? Por lo visto, para la cabaña lanígera nacional (los 46 millones de habitantes), no es suficiente la crisis económica, el paro galopante, el crecimiento económico insuficiente, la inflación desbocada, la subida del IVA, la congelación de las pensiones, la bajada y la congelación del sueldo de los funcionarios, el recorte de los gastos sociales, la prolongación de la vida laboral hasta los 67 años, la ampliación del tiempo para calcular las pensiones, la corrupción de los políticos, la prostitución de la democracia (falta de la división de poderes), la reforma laboral antisocial,…; y lo que queda por llegar (co-pago sanitario y educativo, nuevas subidas de los productos de primera necesidad, nuevos impuestos, etc.), ya que todavía no se ve el final del túnel.

 · Ahora bien, nosotros, los ciudadanos españoles de a pie, no podemos irnos de rositas. De todo esto somos también responsables “con nuestro voto y aplauso, y también con el silencio de los borregos, que no siempre es imbécil o cobarde, sino también cómplice” (A. Pérez-Reverte). Las consecuencias negativas de la crisis no cesan y la situación es cada vez más crítica. Como dejó escrito Michel de Montaigne, “a nadie le va mal durante mucho tiempo sin que él mismo tenga la culpa”. Por eso, no podemos seguir callados y mansurrones ya que, en parte, somos también responsables de lo que está sucediendo. Por cosas menos graves o parecidas, en Europa (Francia, Inglaterra, Italia, Grecia, etc.), los jóvenes y la sociedad civil se pusieron en pie de guerra y están en alerta. Por cosas parecidas o aún más graves, nuestros hermanos del norte de África (Túnez, Egipto, Libia, etc.) han salido a la calle y han desafiado la fuerza bruta e irracional de ciertos dictadores.

· Nosotros, como se preguntaban recientemente A. Pérez-Reverte y J.L. Roig, ¿acaso somos idiotas? Parece que va a ser que sí. “Nos chulean, nos mangonean desde el poder, y seguimos idiotizados viendo la tele, sin escenificar un mínimo cabreo. [...] Nos atracan vilmente con más y más impuestos, y nada, nosotros saboreando nuestra estupidez (J.L. Roig). Entre 1904 y 2011, 107 años han transcurrido y no hay nada nuevo bajo el sol de España. Seguimos portando el pelo de la dehesa, seguimos siendo ganado lanar y seguimos siendo súbditos de un nuevo rey de la lana, sin llegar a ser y a comportarnos como ciudadanos. Cuando celebramos el centenario de la muerte de J. Costa, si este ínclito aragonés levantara la cabeza, volvería a morirse ante la contemplación de esta España, más lanar que nunca.

© Manuel I. Cabezas González
m.ignacio.cabezas@gmail.com
5 de abril de 2011
Publicado en Ciudadanos en la Red, Leonoticias.com, Cerdanyola al Dia, Cerdanyola.Info y Bierzo7.

(*) Reflexión premonitoria de lo que tenía que suceder y sucedería, a parir de 15 de mayo de 2011, en la Puerta del Sol, en la Plaza de Cataluña y otras muchas plazas de las Españas.

domingo, 26 de junio de 2011

PRIMERA CARTA ABIERTA A LA... *

Sra. Laura Martínez Miragall
Teniente Alcalde de Urbanismo y Medio Ambiente (PSC)
Pl. Francesc Layret, s/n
08290 – Cerdanyola del Vallès


Muy Sra. Mía:

Quiero darle las gracias por las informaciones que nos ha transmitido a los vecinos del barrio de Canaletas, en relación con las “obras de restauración del parque de la Riera”.  Hecho el cumplido, quiero hacerle dos puntualizaciones:

1. Sobre el momento de su misiva
Creo que sus explicaciones llegan un poco tarde, con cuatro meses de retraso. De todas formas, como dice el refrán castellano, más vale tarde que nunca. Espero y deseo que, como Ud. asevera, el parque de la Riera recupere o incluso mejore su funcionalidad pasada, en los próximos meses.

2. Sobre la forma
Su misiva está redactada únicamente en catalán, que es sólo una de las lenguas oficiales de Cataluña y una de las lenguas propias de los ciudadanos de nuestra comunidad autónoma (la otra es el español, por si se le había olvidado). Como ciudadana de Cerdanyola (i.e. como persona individual), Ud. es libre de utilizar la lengua que crea conveniente. Ahora bien, como miembro de la Corporación Municipal, Ud. se debe a todos los vecinos del municipio y, por lo tanto, no puede ser sectaria desde el punto de vista lingüístico. Ud. gobierna para todos los vecinos de Cerdanyola, ya tengan el catalán o el español como lengua propia.

Por eso, creo que Ud. debería haberse dirigido, tanto a los unos como a los otros, en sus respectivas lenguas maternas y propias (el catalán y el español), redactando una misiva bilingüe. Si Ud. se hubiera comportado así, Ud. hubiera respetado las más elementales normas de educación lingüística y cívica, al tiempo que hubiera dado ejemplo de respeto y aplicación de la legalidad vigente: el español y el catalán son las lenguas oficiales de la Comunidad Autónoma de Cataluña y, por lo tanto, vehículos naturales y normales de comunicación entre las distintas administraciones y los administrados.

Por su comportamiento lingüístico, cualquier votante se ha podido dar cuenta de que Ud. no se moja y a los votantes “nos gusta la gente que se moja porque así tiene más peso”. Además, con su comportamiento sectario, Ud. ha ejemplificado, para su deshonra, aquello que dejó escrito un anónimo “zoon logikon”: “la ley hace justicia; los que la aplican son los que cometen injusticias”. Con sus “facta”, como miembro de la Corporación Municipal, Ud. no ha aplicado aquel proverbio chino que reza así: “cuando tengas dos opciones igualmente malas (usar sólo el catalán o el castellano), elige una tercera” (el bilingüísmo), proverbio recogido también por Quinto Horacio Flaco en la siguiente frase lapidaria: “La virtud (el bilingüísmo) es el punto medio entre dos vicios opuestos” (el unilingüismo en catalán o en español). 

Esperando que esta defensa de la legalidad vigente relativa al bilingüismo no caiga en saco roto, reciba mis más cordiales saludos,

Manuel I. Cabezas González
m.ignacio.cabezas@gmail.com
24 de marzo de 2011
Publicada en A Fons Vallès y Cerdanyola al Dia

Post data: Después de poner el punto final a esta carta abierta, he encontrado en mi buzón un tríptico de la Sra. Alcaldesa de Cerdanyola, Carme Carmona (PSC), y “miembra” también del PSC. Con el tríptico de marras, la Sra. Carme Carmona intenta venderse a los ciudadanos para que la compremos, a ella y a su PSC, en las próximas elecciones municipales. Ahora bien, por primera vez, desde que está en el poder, la Sra. Carme Carmona respeta la legalidad vigente y los derechos de los ciudadanos de Cerdanyola dirigiéndose a ellos en catalán y en español, las dos lenguas oficiales de Cataluña y, por lo tanto, del Ayuntamiento de Cerdanyola; y además, las dos lenguas propias de la mayoría de los ciudadanos de Cataluña y del Ayuntamiento de Cerdanyola. ¿Acaso la Sra. Alcaldesa se ha caído del caballo, como Pablo camino de Damasco, y ha visto la realidad sociolingüística de Cerdanyola? ¿O se trata, una vez más, de una pose coyuntural para engañar a los cándidos votantes? Sra. Laura Martínez Miragall, Sra. Carme Carmona, miembros y “miembras” del PSC, sean Uds. coherentes, transparentes, legales, honestos,... “Facta, non verba”, como reza el lema del escudo de Cerdanyola.

(*) Todavía no he tenido contestación de la Teniente Alcalde de Urbanismo y Medio Ambiente (PSC), que ya ha pasado a mejor vida, políticamente hablando; ni de la Sra. Alcaldesa, que repite y sigue en la poltrona del Ayuntamiento.

miércoles, 22 de junio de 2011

ZP, RAJOY Y OTROS VIRREYES DE LAS ESPAÑAS:  “¡¡¡KAKA!!! ¡¡¡ESO NO SE TOCA!!!”

· El 12 de mayo de 2010, Zapatero empezó a cavar su tumba política y también la del PSOE con aquel discurso, impuesto por los “machos alfa” de la UE y que pronunció en el caserón de la carrera de San Jerónimo. En él, anunció el segundo paquete de medidas para hacer frente a la crisis, que él se había negado puerilmente a reconocer desde 2007: reducción (5%) y congelación de los sueldos de los funcionarios; congelación también de las pensiones; eliminación del cheque bebé (2.500€); reducción de la Ayuda Oficial al Desarrollo (600 millones de €); recorte de 6.045 millones € en inversión pública estatal; amputación del gasto farmacéutico;... Y como colofón de esta ristra de medidas, Zapatero reconocía que “los menos favorecidos son los que nada han tenido que ver con el origen, el desarrollo y las fases de la crisis. Son, por el contrario, los que han sufrido sus consecuencias. Y son, ahora, los que mayoritariamente deben contribuir a los esfuerzos necesarios para corregir los efectos de la crisis”. 

· Desde entonces (mayo de 2010), la crisis se ha ido agravando: y el paro ha seguido subiendo; y la destrucción del tejido productivo (miles de pequeñas y medianas empresas) se ha ido extendiendo como una mancha de aceite; y los ERES en las grandes empresas son noticia cotidiana; y el drama y la desesperación se han instalado en millones de hogares; y los jóvenes (más del 43%) se ven desahuciados, sin futuro, como una generación perdida; y....; y... Mientras todo esto y mucho más está sucediendo, las entidades financieras y las multinacionales, que son junto a la casta política los verdaderos responsables* de lo que está sucediendo, siguen haciendo caja, siguen teniendo pingües beneficios, siguen recompensando las fechorías de sus ejecutivos con unos emolumentos crematísticos, que constituyen toda una provocación y todo un insulto no sólo a los 5 millones de parados sino a todos los asalariados, que son los paganos de los desaguisados. Al mismo tiempo, los irresponsables de la “res publica” (la casta política) permiten y favorecen que el déficit y la deuda sigan desbocados, y todo por la gracia o la desgracia de Zapatero.

· A pesar de los sacrificios impuestos y exigidos, manu militari, a los ciudadanos asalariados, el segundo paquete de medidas zapateriles al que hemos hecho referencia no ha sido suficiente para hacer frente a la crítica situación económica y social. Y nuevos paquetes de medidas (estatales y autonómicos), apuntadas en el “Pacto por el Euro”, se están preparando en estos momentos, en el marco de la preparación de los presupuestos del próximo año. Con estas medidas se pretenderá frenar y reducir la deuda y el déficit. Y para ello, se deberá flexibilizar el mercado laboral, controlar los costes salariales, prolongar la vida laboral, ampliar el número de años para el cómputo de la jubilación, ... y llevar a cabo recortes sustanciales en sanidad, educación y gastos sociales.

· Estas nuevas medidas y recortes van directamente contra los pilares del Estado del Bienestar. Y recaerán, de nuevo, si no se hace nada para impedirlo, sobre los de siempre (los asalariados), mientras que los “los ladrones de cuello blanco” se irán de nuevo de rositas y la casta política intentará, como de costumbre, seguir disparando con pólvora del rey, si no se les pone coto. Ante este estado de cosas y ante las medidas que se están perfilando, me asaltan una serie de preguntas tanto sobre los responsables de la crisis como sobre los recortes concretos que se quieren hacer para luchar contra ella.

· Sobre los responsables, ZP afirma que “los menos favorecidos (i.e. los ciudadanos corrientes y molientes) son los que nada han tenido que ver con el origen, el desarrollo y las fases de la crisis”. Sin embrago, no tiene las agallas de ponerles cara y ojos y, menos aún, de pedirles responsabilidades. Ahora bien, otros analistas, sin pelos en la lengua, identifican, sin ningún género de dudas, a los responsables directos e inmediatos de los problemas que aquejan a la economía española. Para L. Abadía*, J.L. Sampedro* e I. Ramonet*, los causantes de nuestros problemas económicos son la entidades financieras (por su ingeniería o creatividad financiera) y las multinacionales (por las políticas de la deslocalización y los ERES), con la connivencia y la complicidad coadyuvante de la casta política. Muy aguda y certeramente, Raúl del Pozo ha aseverado que en realidad los políticos y los financieros se abrazan, como los borrachos, para no caerse”.  Así lo ve también R. Zoellick, Presidente del Banco Mundial, cuando afirmaba, en 2009, que “la crisis financiera que estalló hace dos años mutó en crisis económica y, de la mano del desempleo, puede convertirse en una gran crisis humana y social”.

· Ante la identificación de los culpables, uno se pregunta cómo se pueden hacer pagar los platos rotos de la crisis, como pretende ZP, a los que nada han tenido que ver con ella. ¿Es esto lícito, razonable y/o jurídicamente aceptable? ¿Acaso los ciudadanos debemos ser responsables y apechugar con una pena por un delito que no hemos cometido? ¿Acaso debemos cumplir una pena porque, por ejemplo, nuestro padre o nuestro hermano o nuestro mejor amigo o... han infringido la ley? En un Estado de derecho, no. Por eso, las medidas coercitivas y los recortes de ZP no se sostienen ni racional, ni ética, ni jurídicamente. Por lo tanto, no sólo no  se debe culpabilizar y castigar a la ciudadanía que no ha tenido nada que ver en la crisis, sino que, más bien, se deben exigir responsabilidades, tanto a los poderes financieros como a la casta política, que están en el epicentro del terremoto que estamos soportando desde hace demasiado tiempo. Esto sería nuevo por nuestros lares, pero se practica en otras latitudes (por ejemplo, en Islandia, donde no se andan con chiquitas, se está juzgando a los banqueros y políticos responsables; o en Japón, donde los cogidos con las manos en la masa, se hacen ellos mismos el harakiri).

· Sobre los recortes concretos ya aplicados o aquellos que están a punto de llegar, debemos subrayar que ponen en peligro no sólo los pilares del Estado del Bienestar (sanidad, educación y gastos sociales) sino también la posibilidad de salir y de salir con paso firme y solidariamente de la crisis. Por eso, ante lo que está en juego, la ciudadanía debe gritarles y ordenarles a ZP, a Rajoy y demás Virreyes de las Españas: “¡KaKa! ¡Eso no se toca!. En efecto, ¿cómo quiere la casta política española provocar un cambio de modelo productivo y mejorar la productividad,  si ésta y aquél no se fundamentan en una formación adecuada del capital humano? ¿Y cómo formar este capital humano si la maltrecha educación española (cf. Informes Pisa) va a ser objeto de recortes sin cuento? Como afirman los economistas, sólo veremos el final del túnel con recursos económicos, investigación y capital humano, tres aspectos en los que España tiene carencias fundamentales.

· Ante lo que está en juego y en peligro, y ante los nuevos recortes que se avecinan en sanidad, educación y servicios sociales, debemos preguntarnos si no existen recortes alternativos y prioritarios, antes de desmontar lo que tanto tiempo y esfuerzo nos ha costado construir en estas tres áreas. Sin ánimo de ser exhaustivo, pienso, por ejemplo, en los miles de millones que se han despilfarrado y se despilfarran en televisiones, radios y medios de comunicación bajo el control de Ayuntamientos, CC.AA. o Estado (sólo las TV públicas deben a la Seguridad Social 15.000 millones de euros); en los parques automovilísticos hipertrofiados de las tres administraciones; en las legiones de asesores-amigos-correligionarios-conmilitones de la casta política; en las campañas de autobombo y autopublicidad; en los inútiles y absurdos informes varios, pedidos a amigos y acreedores; en el blindaje y el empotramiento de “cesantes” en organismos reguladores para huir del paro; en la funcionarización, sin oposiciones, de  miles de empleados de empresas públicas; en bicocas para políticos en ejercicio o para ex presidentes, ex ministros, ex diputados y toda una retahíla de ex; … No sigo la lista, que sería interminable. Pero permítanme una última pregunta, que es el nudo gordiano y políticamente incorrecto: ¿podemos permitirnos, podemos pagar 18 gobiernos, 18 parlamentos, 18 administraciones y tres niveles administrativos en cada una de ellas? Ante la que está cayendo y si hay que hacer recortes, ¿no habría que pensar, primero, en hacer recortes en gastos no fundamentales o claramente superfluos y despilfarradores, como los que acabo de enumerar, y no en sanidad, en educación y en gastos sociales?

· Estos recortes alternativos y prioritarios que propongo no son el “chocolate del loro”, como afirma reiteradamente esa fauna partidista de “todólogos” (personajes que valen lo mismo para un roto que para un descosido y que disertan, pontifican y despotrican, en tertulias varias y/o columnas diarias o domingueras, sobre cualquier tema, como si fueran consumados especialistas). Estoy convencido de que si hiciéramos el cálculo de los recortes alternativos que he enumerado (sin ánimo de ser exhaustivo) no habría que haber recortado ni las pensiones, ni el sueldo de los funcionarios,…; ni serían necesarios recortes en sanidad, educación y en servicios sociales. Por eso, los “indignados” debemos gritar y ordenar a la casta política: “¡KaKa! ¡Eso no se toca!. Por eso, los “indignados” debemos obligar a los “ladrones de cuello blanco” a que comulguen, en bien de todos, con el consejo de Gandhi: “vivir sencillamente para que los demás puedan, sencillamente, vivir”.

Manuel I. Cabezas González
m.ignacio.cabezas@gmail.com
20 de junio de 2011
Publicado en Bierzo7

(*) Tres libros breves, legibles y cooperadores para que los legos en cuestiones económicas comprendamos lo que está pasando:
· I. Ramonet (2009), Le Krach parfait, É. Galilée, Paris (La catástrofe perfecta. Crisis del siglo y refundación del porvenir, Icaria, Barcelona).
· L. Abadía (2010), La crisis Ninja y otros misterios de la economía actual, Espasa, Madrid.
· J.L. Sampedro y otros (2011), Reacciona, Santillana, Madrid.

viernes, 3 de junio de 2011

“DE LA HONESTIDAD RADICAL”

· El nombre de este blog, “Honestidad Radical”, no es gratuito. Ha sido elegido, más bien, cuidadosamente y con toda la intención del mundo. En efecto, tiene la pretensión de ser toda una declaración de principios, que determine tanto el contenido como la expresión lingüística y los objetivos del mismo.

· Este bautismo toma prestado el título de un libro de Brad Blanton*. En esta obra, este psicólogo americano pone de manifiesto y denuncia la tiranía de los discursos políticamente correctos así como los cálculos politicastros de los que están siempre dispuestos a ir con la mentira o las medias verdades por delante y a establecer filtros o poner condones entre nuestro cerebro y nuestra boca. Ante esto, sólo nos queda seguir el consejo de San Juan: “La verdad nos hará libres”  (Juan 8:32); y poner en práctica la doctrina de la “Honestidad Radical”. Así, podremos escapar de la jaula-prisión de las mentiras.

· Por eso, me gustaría que todos aquellos que escribamos aquí (todos los visitantes están invitados a hacerlo) seamos unos dignos seguidores de Mariano José de Larra y nos dediquemos “a decir aquello que los demás no quieren oír”. Espero que todos seamos como aquellos bufones medievales, que tenían bula para verbalizar las cuatro verdades del barquero, que nadie se atrevía a formular por miedo a contrariar al monarca de turno. En fin, deseo que todos seamos como aquel niño del cuento de H.Ch. Andersen que se atrevió a gritar: “¡¡¡El rey está desnudo!!!”.

· Sólo hay dos límites para que cualquiera pueda tener comercio lingüístico en este “dazibao” cibernético, abierto y libre.  Por un lado, las aportaciones (comentarios y/o textos) deben estar debidamente firmadas y respaldadas por una dirección de correo. Los anónimos no son bien vistos, ni se les espera, ni serán recibidos en este espacio de comunicación y debate. El lanzar la piedra lingüística y esconder el nombre está en contradicción con los principios de la “Honestidad Radical”. Así, escribiendo en primera persona, todos podremos decir nuestra verdad, que no coincidirá forzosamente con la verdad, todos pondremos cara y ojos al padre de la criatura y todos seremos responsables de nuestra palabras, ya que “la palabra dicha no sabe volver atrás” (Horacio).

· Y, por otro lado, debemos respetar las reglas más elementales de la cortesía lingüística. Ahora bien, esta “politesse” lingüística no debe castrarnos, ni empujarnos a dejar de ser contundentes en la expresión de nuestros puntos de vista. Creo, más bien, que unas de las señas de identidad de este blog deberían ser: la selección cuidadosa de las palabras más adecuadas, el sacarles punta antes de su uso y el aderezarlas con una pizca de cicuta para hacerlas más eficaces y letales.

Manuel I. Cabezas González
1 de junio de 2011

(*) Brad Blanton (2008), Honestidad Radical. Cómo transformar tu vida diciendo la verdad, Planeta, Barcelona.

jueves, 2 de junio de 2011

PERFIL PERSONAL

·  Me llaman Manuel I. Cabezas González. Vi el sol por primera vez y pasé mi niñez en un pueblo minero del Bierzo Alto, Almagarinos. Este pueblo se encuentra en las estribaciones de los Picos de Europa. Y está colgado, como un nido de águila, sobre un escarpado acantilado denominado “Peñas de Aceite”, en la vertiente izquierda del río Tremor.

· Como muchos de los niños-jóvenes de mi generación, tuve que abandonar mi patria chica, a una temprana edad (10 años), para “ir a estudiar a los frailes”, como decía la gente del pueblo, en régimen de internado, en varios colegios de los PP. Trinitarios (Alcázar de San Juan, Andújar y Antequera). Terminado el bachillerato con los PP. Trinitarios, hice estudios de magisterio en la Escuela Normal de León, donde obtuve el título de Profesor de E.G.B, en 1970. Estos eran unos de los pocos estudios superiores que podían hacerse en la ciudad de León.

· Terminado el servicio militar (1971), me fui a París con un doble objetivo: trabajar y hacer los estudios universitarios que no había podido realizar en España. Como había planificado, compaginé los estudios en la Sorbona con, en los tres primeros años, los más variados trabajos (limpieza, camarero, asistente de lengua española en un Liceo de Le Havre, administrativo en el Banco Popular Español, etc.). El cuarto año (desde 1977 a 1984), y sin abandonar los estudios en la Sorbona, empecé a trabajar en la Agregaduría de Educación de la Embajada de España en París, donde impartí clases de lengua y cultura españolas a los hijos de los emigrantes españoles. Realizando este trabajo, formé parte de un equipo de investigación que, coordinado por el lingüista Antonio Quilis, elaboró un material didáctico específico (¡Vamos a España! 1, 2, y 3), adaptado a las características de la población española emigrante en Francia.

· Por lo que respecta a mi formación universitaria en la Sorbona, hice una « Licence ès Lettres, section Lettres Modernes », un « Mastère de Professeur de Français à l’Étranger », una « Licence et une Maîtrise en Linguistique », un « Mastère de Linguistique Appliquée », una « Licence de Langues Vivantes Étrangères : Espagnol » y el Doctorado en « Didactologie  des langues et des cultures ». 

· Desde 1984, trabajo en el Departamento de Filología Francesa y Románica de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de Barcelona, donde imparto clases, como profesor titular, de Lingüística Francesa y de Lingüística Aplicada.

· Tanto en mi trabajo actual como en el de la Embajada de España en París, siempre he estado interesado por la investigación, que puede ser tildada de “investigación-acción”, en el campo de la lingüística aplicada y de la didactología de las lenguas y de las culturas. En efecto, siempre he intentado que mis investigaciones tengan aplicaciones prácticas y contribuyan a analizar y resolver problemas concretos.  Con el mismo objetivo, estuve en el origen del centre de investigación interuniversitario e internacional, CRESLE (Centre de Recherche sur le Statut des Langues en Espagne), del que sigo formando parte. 

· Por eso, todas mis publicaciones (libros o capítulos de libro o artículos) y mis intervenciones en coloquios o congresos se encuentran dentro del marco la “investigación-acción”, que acabo de esbozar.

Manuel I. Cabezas González
1 de Junio de 2011